PAUJIL COLOMBIANO EN BETANCÍ - Reserva Betancí
16028
post-template-default,single,single-post,postid-16028,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

PAUJIL COLOMBIANO EN BETANCÍ

PAUJIL COLOMBIANO EN BETANCÍ

Nuestro territorio siempre está listo para recibir a las especies que deseen habitar en este entorno natural.

En esta ocasión, en alianza con Corantioquia y la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge, CVS, recibimos unos pájaros conocidos como Paujil de pico azul, provenientes de la familia Cracidae de Centroamérica y Sudamérica. Llegan para hacer parte de un proyecto de cría y posterior liberación.

Inicialmente se les hizo un encierro de 50×30 m., con 2 metros de altura aproximadamente, donde pueden caminar, comer y excavar entre otras actividades de su naturaleza. Se adaptó un encierro sobre un bosque ya establecido, con el objetivo de hacer la reintroducción de esta especie que hace más de 20 años estuvo perdida en esta zona.

Específicamente llegó una pareja de paujiles de Remedios, Antioquia, provenientes de un decomiso por parte de la policía ambiental. Esta especie se caracteriza por tener pareja para toda la vida, entonces estamos a la espera de que se gusten para que tengan crías.

El Paujil es como una gallina gigante de pico azul y su importancia radica en que además de ser una especie endémica de Colombia, es símbolo de la Sociedad Antioqueña de Ornitología. Es un ave extraña y hermosa que es un privilegio encontrarse en la cotidianidad.

Lo más importante de este acontecimiento es que previamente promovimos una capacitación en la comunidad para una sana convivencia y el cuidado de esta especie, pues son animales que no conocen en la región y por eso queremos evitar que les hagan daño. Así ellos se sentirán a salvo y libres habitando el territorio.

Esta educación ambiental permite que la población conozca la especie, la mire, interactúe con ella, y se dé cuenta que no representan un peligro. Todo esto mientras los paujiles se encuentran en el proceso de pasar de un confinamiento pequeño a uno mucho más amplio para poder escarbar y volar tranquilamente, donde sean realmente paujiles de monte y sepan defenderse en este refugio.

Estos paujiles se suman a las cerca de 275 especies que tenemos en Betancí, y representan un sueño hecho realidad para Paul Betancur, líder de la reserva, quien además es un «Pajarante» reconocido en el país por sus más de 40 años acumulando conocimientos y experiencias con las aves.

Hacer las cosas con pasión y dedicación trae su recompensa, pues después de muchos años de espera cuidando la reserva, este anhelo de tener esta especie aquí, hoy se vuelve una realidad. «La fe es el pájaro que canta cuando la aurora está oscura».  Rabindranath Tagore poeta

Sin Comentarios

Publique tu comentairo