LA PALMA AMARGA TIENE UNA DULCE VIDA EN BETANCÍ - Reserva Betancí
15998
post-template-default,single,single-post,postid-15998,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

LA PALMA AMARGA TIENE UNA DULCE VIDA EN BETANCÍ

LA PALMA AMARGA TIENE UNA DULCE VIDA EN BETANCÍ

Es posible que para algunos no sea familiar el nombre “Palma amarga”, pero si mencionamos los usos que se  le ha dado, pueden identificarla con mayor facilidad.

La palma amarga es popular en algunas zonas de la costa atlántica de nuestro país, porque la usan para construir los techos de las casas, y es protagonista en muchos lugares en Semana Santa, pues es utilizada en el tradicional “Domingo de ramos” especialmente en Colombia. De esta forma la hemos instalado en nuestra cultura, por medio de una explotación tal que en la actualidad este valioso tesoro nacional está en un estado de peligro, minimizando sus garantías de permanencia en el largo plazo.

Su nombre científico es Sabal Mauritiiformis, sus hojas palmadas llegan aproximadamente a 3 metros de diámetro y normalmente son palmas que alcanzan una altura máxima de 20 metros.

Está presente en los bosques secos tropicales, y según estudios científicos es un recurso silvestre que tiene la capacidad de adaptación a ambientes perturbados, debido a que está incorporada a sistemas productivos de cultivos. A pesar de que es una palma resistente, el diagnóstico de expertos es que su estado de conservación es de amenaza, por los manejos inadecuados de este tipo de planta y las prácticas culturales en contra de su supervivencia, como la quema de esta, uno de los hechos que investigadores han identificado que ha influido a gran escala en su condición actual.

En contraste con este panorama en Betancí desde hace muchos años hemos decidido darle una dulce vida a la palma amarga, simplemente teniendo el placer de cuidar el entorno para que nazca naturalmente, permitiendo que sus semillas sean dispersadas por las guacharacas y el ganado   y protegiéndola a lo largo de nuestros campos para que, además de cumplir su función en el ecosistema, haga parte de este lienzo natural que nos sorprende cada día con su grandiosidad, pues basándonos en su crecimiento y comportamiento en todas las temporadas, las palmas amargas de Betancí nos dan la sensación de que están en el lugar ideal, inspirando un aire fresco de dulzura y tranquilidad.

Finalmente para prolongar la existencia de este tesoro natural más allá de lo que hacemos en nuestra reserva, clamamos por el aumento de la conciencia  combinada con mucha acción en el ámbito nacional e internacional, para que la suma de pequeños cambios arroje grandes resultados en beneficio de la naturaleza.

Aquí te dejamos algunas sugerencias para empezar:

  1. Investiga sobre esta maravilla silvestre para protegerla con conocimiento de causa, ya sea en tu propio territorio o en un escenario público.
  2. Aumenta tu conciencia ambiental.
  3. Expande los conocimientos adquiridos sobre la palma amarga y el estado en el que se encuentra, en tus círculos sociales y en tus redes virtuales.
  4. Sé creativo en las pequeñas y grandes acciones para sacar a la palma amarga de ese estado de amenaza.

¡Juntos hagámosle la existencia más dulce a esta belleza tropical!

Sin Comentarios

Publique tu comentairo