LA CUARENTENA ES SINÓNIMO DE SIEMBRA EN BETANCÍ - Reserva Betancí
16021
post-template-default,single,single-post,postid-16021,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

LA CUARENTENA ES SINÓNIMO DE SIEMBRA EN BETANCÍ

LA CUARENTENA ES SINÓNIMO DE SIEMBRA EN BETANCÍ

En nuestra reserva natural decidimos aprovechar esta cuarentena para sembrar desde alimento, hasta relaciones de apoyo con nuestros vecinos y habitantes de la región. Es una época en la que decidimos concentrarnos en volver a la esencia retomando prácticas tan fundamentales para la supervivencia de nuestros antepasados, como lo es el trueque.

Un trueque con propósito, un trueque que nos recuerda que estamos para ayudar y dejarnos ayudar del prójimo, un trueque donde las cosas esenciales vuelven a tomar protagonismo.

¿Cómo lo hemos hecho? Potencializamos nuestro trabajo, enfocándolo exclusivamente en las actividades que nos permiten ser autosuficientes en comida, sembrando desde peces en las represas hasta verduras en nuestros campos fértiles, además de productos como el marañón, la guanábana y el limón entre otros.

¿Qué ha implicado? Con estas acciones hemos sostenido el empleo de todas las personas que están vinculadas con las labores de Betancí, evitando sumarnos a las estadísticas de desempleo que está arrojando la situación. Contribuyendo también con los más necesitados de la región, pues hemos donado mercados con el propósito de suplir sus necesidades básicas para evitar que tengan hambre, ya que el hambre es mala consejera y si procuramos sumar al bienestar de la población, todos estaremos bien.

¿Qué esperamos? Que estas prácticas sean virales y estos sean los contagios productivos entre quienes trabajan con la madre tierra y se nutren de sus maravillosos regalos y beneficios. Con el límite que la misma naturaleza nos pone, debemos activar la solidaridad, la sana convivencia con la comunidad que nos rodea y así dándonos la mano, estaremos sembrando una nueva dinámica social más equitativa en la que todos podemos sumar y ayudar desde nuestro metro cuadrado.

Amigos finqueros y campesinos la invitación es a activar, con todas las precauciones sanitarias, el intercambio de productos para resurgir la vitalidad y recuperar la economía local y nacional.

El secreto siempre está en volver a la esencia y cuidar de la naturaleza, pues en ella está la base de todo lo que necesitamos para vivir y estar equilibrados.

¡Cuida la tierra y ella siempre te dará lo que necesitas!

Sin Comentarios

Publique tu comentairo