LA CONSERVACIÓN ES EL CENTRO DE LA SITUACIÓN - Reserva Betancí
16024
post-template-default,single,single-post,postid-16024,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

LA CONSERVACIÓN ES EL CENTRO DE LA SITUACIÓN

LA CONSERVACIÓN ES EL CENTRO DE LA SITUACIÓN

“La tierra provee lo suficiente para satisfacer las necesidades de cada hombre, pero no la avaricia de cada hombre”. Mahatma Gandhi.

Conservar la salud, conservar la vida, conservar los recursos y conservar la naturaleza por supuesto, se volvieron actos esenciales en esta situación que estamos experimentando en todo el globo terraqueo, donde lo invisible se volvió visible y donde los pequeños detalles tomaron un protagonismo vital para recordarnos que de pronto estábamos actuando, en muchos casos, en sentidos equivocados.

Para algunas personas esta situación que estamos viviendo genera angustia, para otras puede ser normal, pero afortunadamente unas cuantas la pueden visualizar como una oportunidad, oportunidad de compartir con los seres más importantes en nuestras vidas, oportunidad de ocuparnos en lugar de preocuparnos y oportunidad de engrandecer los detalles esenciales que realmente habíamos olvidado como sociedad, pero que nos llenan de plenitud y gozo.

Es tiempo de priorizar, de descubrir lo que realmente es valioso y de lo cual dependemos en gran medida como es la madre tierra, es momento de reflexionar qué hemos hecho y qué debemos cambiar para transformar nuestra perspectiva y nuestra manera de interactuar en la vida, para que cuando llegue el momento de salir, nuestro entorno sienta el cambio y resurja el equilibrio natural que siempre se ha deseado.

Recibir es un acto satisfactorio, pero DAR deja sensaciones duraderas que cuando se hace de corazón es una acción que llena el alma. En nuestro caso el cuidar por convicción del trozo de tierra que está a nuestro cargo ha traído sus frutos, pues la constante labor de conservación que hemos desarrollado durante años en Betancí, hoy en esta época compleja nos ha dado los frutos en abundancia, producto de cultivar terrenos fértiles y sobre todo de escuchar a la madre tierra en los momentos apropiados, cuando pone límite, cuando demanda cuidado, cuando nos quiere dar.

Conservar es lo que nos queda, conservar es lo que nos puede salvar, pues con la mirada y la conciencia puesta en el convivir equilibradamente con el planeta y con todo lo que hay en él, nos ganaremos un lugar para vivir libremente en nuestro principal hogar, la tierra.

Más allá de pensar en el beneficio individual, esforcémonos para que de este aislamiento obligatorio resulten acciones voluntarias en beneficio de todos.

¿Y ahora tú qué tienes para darle al planeta?

Sin Comentarios

Publique tu comentairo