CULTIVOS DE ARROZ ARTESANALES: UNA PRÁCTICA QUE RESCATAMOS EN BETANCÍ - Reserva Betancí
15983
post-template-default,single,single-post,postid-15983,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

CULTIVOS DE ARROZ ARTESANALES: UNA PRÁCTICA QUE RESCATAMOS EN BETANCÍ

CULTIVOS DE ARROZ ARTESANALES: UNA PRÁCTICA QUE RESCATAMOS EN BETANCÍ

Creemos en el progreso y admiramos los avances tecnológicos, pero no a cualquier precio. Por eso siempre tenemos en el radar las prácticas de nuestros antepasados que tienen mucho valor y sabiduría para darles vigencia en el presente.

En Betancí además de conservar la naturaleza, tenemos el propósito de retomar oficios valiosos que nos han enseñado tanto a lo largo de la historia, y que se han desdibujado en el tiempo.

Nuestra apuesta actual es retomar los cultivos de arroz artesanales y todo lo que gira a su alrededor dentro de la cadena productiva, con el objetivo de involucrar a los locales, generar empleo y activar la economía de la región con este producto de supervivencia ancestral.

Debido a que los cultivos de arroz son una práctica muy antigua aún no se sabe con exactitud cuál es la época de inicio de su propagación, sin embargo existen varias versiones sobre su llegada a Colombia, una de ellas es que Cristóbal Colón en su segundo viaje en 1493 trajo semillas que no germinaron. Según un historiador en 1580 hubo siembras en el Mariquita, Tolima. Otra versión cuenta que en 1778 los Jesuitas trajeron este cereal a San Jerónimo (Antioquia), y por último se reseña esta práctica en los Llanos a una escala comercial en 1908.

Más allá de la época, lo que queremos destacar son las dinámicas que se generan en torno a la siembra y a la cosecha del arroz, pues para muchas comunidades ha sido garantía de supervivencia durante todo el año y motivo de felicidad y unión familiar el acto de cosecharlo, teniendo también el trueque como una estrategia para comercializarlo.

¿Cómo lo hacemos en Betancí? El secado lo hacemos al sol, lo conservamos en puños, compartimos nuestro tractor con otros locales que también cultivan arroz y activamos el trueque para contribuir con la comercialización de este cereal en la región. Ningún procedimiento industrial interviene en el proceso, el protagonismo está en las labores y en las relaciones humanas.

“No desprecies las tradiciones que nos llegan de antaño; ocurre a menudo que las viejas guardan en la memoria cosas que los sabios de otro tiempo necesitaban saber”. J.R.R. TOLKIEN

Y tú a qué tipo de cultivo de arroz le apostarías: ¿Artesanal o industrial?

Sin Comentarios

Publique tu comentairo