COTIDIANIDAD GANADERA EN BETANCÍ - Reserva Betancí
16067
post-template-default,single,single-post,postid-16067,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

COTIDIANIDAD GANADERA EN BETANCÍ

COTIDIANIDAD GANADERA EN BETANCÍ

Un buen ganadero es aquel que procura que su ganado esté en las mejores condiciones posibles

La ganadería sostenible es aquella que es “perdurable en el tiempo y que mantiene un nivel de producción sin perjudicar al medio ambiente o al ecosistema”. En Betancí, una reserva natural que cuenta aproximadamente con 600 hectáreas, le apostamos a la ganadería sostenible, buscando el equilibrio entre la conservación y la producción.

En nuestro territorio contamos con cerca de 700 cabezas de animales de distintas razas como Bon, Cebú rojo y blanco, Romosinuano, Limousin, Angus, Braunvieh, Simmental y Senepol, distribuidos en distintas etapas productivas, así como cría, levante, ceba, novillas de vientre, vacas gestantes, paridas e inclusive toros, con el fin de mantener el hato cerrado y evitar la compra de animales de otras fincas.

Para tener un control de nuestros animales en Betancí se implementan unos registros en Excel guardando información sobre la actividad realizada y sobre la etapa productiva en la que se encuentran. Respecto a esta última, para realizar dicha separación se hace necesario un diagnóstico reproductivo, por lo cual Betancí cuenta con un profesional en el área, encargado de realizar las palpaciones y ecografías a vacas que se esperan se encuentren en gestación debido al tiempo compartido con el toro.

El último diagnóstico se les realizó a 99 vacas, de diferentes razas, obteniendo 49 vacas positivas con diferentes días de gestación, entre las restantes se encontraron 3 vacas repetidoras siendo candidatas a descarte por producción y 2 con involución uterina, es decir, con preñez confirmada en la palpación anterior y actualmente se encontraban sin gestación. Las vacas vacías fueron ubicadas en un potrero con toro presente con el fin de buscar una gestación para estas vacas restantes.

También, se realiza la separación de madre y cría por medio del destete tradicional, el cual se efectúa en un tiempo aproximado de 8 meses, en algunos casos cuando la condición corporal de la madre es baja el destete se realiza anticipadamente. Durante este proceso se alejan las madres de las crías con la mayor distancia posible con el fin de que no se escuchen ni se sientan las unas con las otras y no puedan volver a reunirse. Para evitar un mayor trauma en las crías se dejan dos vacas conocidas en el lote de destetes y el resto de las madres se llevan a un lote rico en pasturas y agua, el cual también cuenta con un suministro de bloques nutricionales y sal mineralizada para acelerar la recuperación de la condición corporal.

Los bloques nutricionales son un suplemento alimenticio que cobran gran importancia en épocas de sequía, ya que con veranos intensos se presenta una reducción de la calidad y/o cantidad de pasturas al igual que el del agua presente en el potrero, con estos bloques el animal consume una fuente de proteína, energía y minerales alterna a la presente en los pastos, ayudando a mantener un buen estado físico, es decir, productivo y reproductivo en el animal, además satisfacen los requerimientos nutricionales de los microorganismos del rumen creando condiciones favorables para una mayor digestibilidad de las pasturas consumidas.

Así transcurre parte de nuestra cotidianidad ganadera, siempre pensando en el bienestar animal y en la conservación del medio ambiente, por medio de sistemas silvopastoriles.

¿Y tú qué manejo ganadero tienes implementado en tu finca?

Sin Comentarios

Publique tu comentairo